lunes, 19 de noviembre de 2012

El susurro de la caracola - Maxim Huerta

Anoche, terminé de leer el segundo libro de Maxim Huerta: El susurro de la caracola. Era un libro que me habían recomendado y que no había podido leer hasta ahora. Ni siquiera había leído la sinopsis de su historia, pero en cuanto la leí, sentí que podía ser mi libro:


Ángeles Alarcón, una mujer que se gana la vida haciendo pequeños arreglos y remiendos entre sus vecinas, pasea una tarde de agosto por la Gran Vía de Madrid. Frente a ella, en la otra acera de la calle, le sorprende la maniobra de colocación de un gran cartel de cine que ocupa toda la fachada del edificio.

Allí aparece el chico más guapo del mundo, Marcos Caballero, el protagonista de la película de moda, Los días más felices. A partir de ese momento la existencia de Ángeles dará un giro radical: desatiende sus labores, acude el día del estreno para ver a Marcos de cerca, comienza a recortar todas las fotos y reportajes que de él aparecen en las diferentes revistas —hasta llegar a coleccionar 450 imágenes—, le sigue a las fiestas, averigua su dirección y comienza a espiarle para entender su rutina diaria.


Así hasta que consigue entrar a trabajar como asistenta en su casa. Ángeles dejará de ser un fantasma para convertirse en una mujer visible, y ese será el momento en que la vida de ambos se cruce por vez primera y en el que uno empiece a entenderse en el otro. Pero la vida de Ángeles esconde tantos secretos como los que todas las mujeres de su familia han tenido que guardar para ser felices...

Al comienzo de la historia, ya en el primer capítulo, te encuentras con que la protagonista está en la cárcel. ¿Por qué ha llegado hasta allí? ¿Esto es antes o después de conocer a Marcos Caballero? En cualquier caso, te entra el gusanillo de saber qué es lo que ha hecho esa mujer para acabar encerrada. 

Poco a poco, empezamos a conocer de su obsesión por el famoso actor y de sus andadas persiguiéndole por la ciudad, pero al mismo tiempo que necesitas que llegue el momento en que sus caminos se crucen, sientes que la espera se hace interminable. 

Es prácticamente al final del libro cuando se empieza de nuevo a sentir la curiosidad de qué va a ocurrir entre ellos, y sobre todo, cuando nos vamos acercando al motivo del encarcelamiento de Ángeles Alarcón. 

En mi opinión personal, se dan demasiado detalles, incluso páginas enteras describiendo una situación y particularmente a mi, me resulta muy pesado. Tengo que decir que he pasado hojas por alto, leyéndolas muy por encima. Recalco que es una opinión personal, porque si os llama la atención este tipo de libros, os gustará sin duda.

Del libro me quedaría con el final, original, cosa que no empecé a intuir hasta cierta parte de la novela, aunque también tengo que decir que existen incógnitas que, o yo no he entendido, o no se llegan a revelar, como por ejemplo, ¿qué tipo de obsesión tiene exactamente Ángeles? o cosas relativas al padre de Marcos.

Quizás con la sinopsis me lo imaginaba de otra manera, por lo que es un libro del que me esperaba más. Sin embargo, me leeré las dos siguientes novelas de Maxim Huerta, sin duda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario